«Flechas asamblearias»

Al leer el título del artículo que escribió Jordi Gracia, «Una bomba de relojería»[1], aunque la cursiva nos indique algo del tipo «una manera de hablar» que no deberíamos tomar al pie de la letra, hay que reconocer que llama la atención, más aún al leer la entradilla con una de las metáforas biológicas con las que trufa el cuerpo del artículo: «Las movilizaciones asamblearias, a menudo tan eficaces, contienen también toxinas de corrosión democrática». Sigue leyendo

«Epadística y juventud»

Supongamos que la juventud es el grupo de personas que tiene entre 16 y 29 años, que nacieron entre el año 1985 y el 1998, y que lo listos o preparados que sean las generaciones lo medimos como porcentaje de licenciados o con educación superior –no se sabe qué es lo superior, si el contenido y resultado formativo, o bien lo último en el escalón institución, lo más alto-. Pues bien, es frecuente escuchar afirmaciones del tipo “estos jóvenes son los más preparados que ha habido nunca en España”, y nos preguntamos si esto no será otra artimaña más para evitar la reflexión y el pensamiento. Sigue leyendo

«Darle a la lengua como deporte»

Sin más ánimo que el de distinguir entre la lectura deportiva y la lectura que aguijonea, exponemos lo que nos ocurrió al leer esta noticia (¿?)[1], fechada en Barcelona, el 30 de abril de 2014:

El deporte, los hábitos saludables y la transmisión de valores mejoran en un 95% el rendimiento escolar de los niños con riesgo de exclusión social, según ESADE Sigue leyendo

«Pasión por saber»

No tenemos idea precisa de qué es eso del informe PISA, salvo que se trata de pruebas –exámenes a alumnos de 15 años, y ahora también hemos leído que se hacen entre adultos de muchos países. Sabemos algo más, que los resultados obtenidos por los chavales, cuando se publican, tienen un efecto similar a la clasificación de un campeonato del mundo de algún deporte de afición muy extendida, y que España -qué sea, tampoco estamos muy seguros de saberlo- suele quedar en puestos que, a unos, avergüenzan y, a otros, les parecen los más justos a tenor de lo que ellos piensan sobre las capacidades o habilidades de nuestros adolescentes. Los conocimientos o habilidades evaluados se agrupan en tres áreas, la comprensión lectora, las matemáticas y las ciencias. Sigue leyendo

«Los elefantes blancos»

Supongamos que el llamado “elefante blanco” fuera, entonces, el que fue posterior cazador de elefantes, lo cual no es mucho suponer, por cuanto el sobrenombre pudiera motejar la afición. Pero la cuestión, a nuestro entender, consiste en discernir si el que nos trajo la convivencia en democracia no tenía, también, derecho a interpretar la idoneidad del camino elegido y llevarnos por otra senda. Sigue leyendo

«Fabricamos tus ideas»

La intención del reclamo de la tienda de muebles que se anuncia como muestra la fotografía es clara: que ellos, los de la tienda, son capaces de fabricar esos muebles que el cliente imagine, dibuje o diseñe. Sin embargo, dice algo más de lo que dice: que las ideas se fabrican, que las ideas se hacen muebles, si bien, por definición, son inmuebles, quizás intangibles. Sigue leyendo

Se armó la Grossa

El 12 de marzo de 1986 se nos preguntó, en referéndum/plebiscito, esto: “¿Considera conveniente para España permanecer en la Alianza Atlántica en los términos acordados por el Gobierno de la Nación?”, y de los poco más de 29 millones de españoles con derecho a voto, lo ejercieron el 59,4%: ganó el sí (52,5%), si bien los noes fueron muchos (39,9%). En aquel entonces la Alianza Atlántica/ OTAN no era cuestión baladí, para unos representaba el mal camino y para otros, el camino ineludible hacia la integración en la Comunidad Europea. Sigue leyendo

Las «buenas intenciones»

Al comienzo de esta serie de comentarios, nos pareció conveniente establecer la pauta consistente en que, en cada uno de ellos, se haría referencia a estadísticas públicas, encuestas publicadas sobre asuntos de actualidad –sea esto lo que sea- y a uno o varios textos o libros considerados relevantes o importantes -para nosotros y quizá para algunos más-. Ahora, sin abandonar del todo esa pauta, y a resultas de que es muy probable que algunos sueltos se auparon con demasiada facilidad en la fácil crítica, por ejemplo, a las encuestas de prospectiva electoral, nos permitimos ampliar nuestras miras –escuchas, más bien- y hacer algún que otro ejercicio algo más ambicioso y relativo a cuestiones relativas a lo que se dice en la plaza. Sigue leyendo

Jardín de mundos

Cuando nos enfrentamos al objeto del que dar cuenta, con frecuencia, no sabemos bien cómo asirlo de manera que se quede quieto mientras lo pensamos. Esto, probablemente, es una observación que inquieta, pues nos hace temer la imposibilidad de que el objeto del que se habla sea, a la vez, el mismo antes y después de ser hablado. Si, además, pretendemos que el resultado de nuestra tarea merezca el respeto de la comunidad, el asunto se complica sobremanera. Sigue leyendo